Movilidad urbana

 

Este concepto se refiere a la sostenibilidad, la seguridad y la eficiencia de las infraestructuras y sistemas de transporte, así como a la accesibilidad local, nacional e internacional. El mayor problema del ámbito de la movilidad es la congestión de tráfico. Esto supone un impacto negativo muy considerable en la calidad de vida de la ciudad tanto por la disminución de la productividad, como por el empeoramiento de la calidad del aire, así como por la contaminación acústica. Por todo ello, es uno de los primeros problemas a abordar a la hora de implantar la ciudad inteligente.

Gestión de tráfico en tiempo real: este cambio supondría el facilitar al conductor la información en tiempo real de tráfico y  gestionar las incidencias, las obras, el timing de los semáforos y la señalización. Aparte de eso también deben sustentar el ecodriving, es decir, minimizar el impacto de los vehículos en el medioambiente.

Por ejemplo, Barcelona dispone de una aplicación para móvil que facilita el seguimiento del tráfico en tiempo real. Esta herramienta permite identificar la mejor ruta para seguir en la ciudad. La aplicación usa google maps y el usuario puede consultar las imágenes captadas por una treintena de cámaras desplegadas por todos los distritos que se van actualizando cada 5 o 10 minutos.

Gestión de los medios de transporte de viajeros: el crecimiento de la población en las ciudades así como los nuevos hábitos de vida están presionando los sistemas de transporte para que aumenten su capacidad y ofrezcan un servicio más enfocado a los ciudadanos. Por eso, es razonable que otro conjunto de soluciones especialmente relevante sean aquellas que ayudan a gestionar las redes de autobuses y en general los medios de transporte urbanos.

Un ejemplo destacado sería el ayuntamiento de Madrid.  Un proyecto en colaboración con Telefónica que ayuda a la gestión del transporte, consiste en la incorporación de pantallas panorámicas en los autobuses que ofrecen a los pasajeros información sobre el recorrido, próximas paradas, conexiones, tiempo de espera de otras líneas o posibles incidencias en la red de autobuses de la ciudad.

Otra manera para ayudar a la movilidad urbana, sería usar un sistema de gestión del uso de bicicletas. Ejemplo claro de esto sería Copenhague. Esta ciudad está usando proyectos diversos respecto a este tema, por decir uno, usan una de las ruedas de las bicicletas equipadas con sensores que detectan los niveles de contaminación atmosférica y acústica. Gracias a esto, la ciudad consigue sacar mapas de tráfico, contaminación y ruido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s